Los huevos de Pascua, una tradici├│n ancestral

En pa├şses como Estados Unidos, Argentina, Chile, Italia, Polonia, Rep├║blica Checa, Alemania, entre muchos otros, es costumbre regalar huevos de chocolate decorados durante la Pascua. Esta tradici├│n de los huevos de Pascua es ancestral y se remonta a los pueblos antiguos del hemisferio norte (griegos, romanos y germanos), que celebraban la llegada de la primavera seg├║n el calendario lunar, entre el 20 de marzo y el 25 de abril.

Para muchas culturas de aquellos d├şas, el huevo era s├şmbolo de fertilidad y promesa de vida, mientras que para los germanos, ese significado era atribuido al conejo.

Despu├ęs de la llegada del cristianismo, muchas de las celebraciones se fueron adaptando a la nueva religi├│n y en el siglo XVI, con el calendario Gregoriano, se hicieron coincidir las celebraciones paganas primaverales con la pasi├│n y resurrecci├│n de Jes├║s.

Por ello, s├şmbolos como el huevo y el conejo se adaptaron con los siglos y hoy est├ín asociados a la Pascua.

Por mucho tiempo, la costumbre era compartir huevos reales. En la Edad Media el evento se hizo cada vez m├ís festivo: ÔÇťDe las iglesias colgaban cientos de banderas y panderetas y cada joven llevaba colgado de su cuello, un cesto de mimbre lleno de huevos. Los m├ís adinerados se hac├şan acompa├▒ar por j├│venes pajes, vestidos con telas multicolores de razo o de seda. La mayor parte de la colecta se destinaba para los hospitales de leprosos, o para los indigentes. El ayuno era obligatorio. Por esta raz├│n, se adopta la costumbre de cocer huevos y almacenarlosÔÇŁ.

En la ├ępoca del rey Louis XIV (1638-1715) se populariz├│ la costumbre de pintarlos y en ocasiones, venderlos. Para el siglo XVII era com├║n ver huevos de papel mach├ę hermosamente decorados, y adem├ís, talentosos orfebres elaboraban versiones en metales y piedras preciosas para la realeza. Los huevos de Pascua m├ís famosos son los de la casa joyera Faberg├ę, creados para los zares y nobles rusos entre 1885 y 1917.

En el siglo XIX exist├şan huevos de mazap├ín y de az├║car, y comenzaban a ofrecerse los primeros huevos de chocolate, hechos tanto por franceses como alemanes, apenas pocos a├▒os luego de que se inventara un chocolate capaz de ser moldeado exitosamente.

El primero en comercializar masivamente estos huevos fue John Cadbury, en 1875, Inglaterra.

Inicialmente eran s├│lidos, pero las innovaciones en la t├ęcnica y en el chocolate hicieron que pronto fueran huecos, con sorpresas en su interior. De all├ş en adelante, los avances y la creatividad han permitido crear huevos de Pascua de chocolate cada vez m├ís hermosos y deliciosos.

Fuente: Cocina y Vino